Usted se encuentra aquí: Inicio

Ibiza:

Ibiza es una pequeña isla situada a 90 kms de la costa oriental española, en el Mediterráneo occidental. Forma parte de las Islas Baleares.

Las principales compañías aéreas que vuelan a Ibiza son las nacionales Iberia, Air Europa y Spanair. Madrid y Barcelona están a una hora de vuelo de la isla. Por lo que respecta al resto de Europa, (Londres, Berlín, Francfort, París, Milán, Zurich), sólo tienen 2 horas de vuelo. Por mar, existen líneas regulares de Trasmediterránea y Baleària que unen Ibiza con Denia, Valencia y Barcelona. Las dos primeras están a 4 horas y media (incluso a 2 con los ferries rápidos).

Ibiza tiene solamente 45 km de longitud y 25 km anchura, y su población residencial de todo el año asciende a 100.000 personas. En verano la población asciende vertiginosamente gracias al turismo y los trabajadores de temporada. Los núcleos más poblados se centran en las 3 localidades principales: la capital Ibiza, San Antonio y Santa Eulalia.

Recientes excavaciones arqueológicas demuestran que los primeros asentamientos en Ibiza y Formentera se remontan a hace más de 3000 años. Se encontró una tumba en Formentera que data de 1600 años a.C. Las pinturas rupestres en Ses Fontanelles (al norte de San Antonio - 800 años a.C.), y hachas y discos de bronce encontrados cerca de San Juan y San Agustín (700 años a.C.) aportan más evidencias sobre estos primeros asentamientos.

En el año 654 a.C. los cartagineses descubrieron Ibiza y fundaron la ciudad de Ibiza, convirtiéndose así en una de las primeras de Europa. La bautizaron con el nombre de Ibossim, y se ha mantenido casi igual durante todos estos siglos. Otro nombre para Ibiza que nos ha llegado hasta hoy día proviene de los griegos, que vinieron a Ibiza en la misma época que los cartagineses: llamaron a las dos islas de Ibiza y Formentera, las Pitiusas.

Siendo un destino de sol y playa, Ibiza se mantiene verde a lo largo de todo el año. Ibiza y su hermana pequeña Formentera son conocidas como las 'Islas Pitiusas' (origen griego), que quiere decir 'islas de pinos'.

Además de los pinares, almendros, olivares e higueras añaden un aura de verdor magnífica a toda la isla. Asimismo, desde julio hasta septiembre, las bouganvilleas, adelfas e hibiscos adornan Ibiza salpicándola de púrpura, rosa y rojo.

Las temperaturas templadas entre noviembre y mayo transforman la isla en un paraíso en flor: prados alfombrados de flores amarillas, flores de pascua rojas, almendros en plena floración, naranjos y limoneros provistos de fruta madura. La primavera está en el aire, en vez de la depresión invernal habitual. De hecho, palmeras varias, cactus y agaves aseguran un ambiente tropical todo el año.